La jeringa, por más sencilla que se vea, es uno de los instrumentos más revolucionarios de la medicina. Es una herramienta fundamental en los hospitales y centros de salud; gracias a ella podemos inyectar de forma rápida y eficaz vacunas, antibióticos y fármacos para ser suministrados por vía intravenosa, intramuscular, intracardiaca, intratecal, subcutánea, intradérmica e intramuscular. 

Para que las jeringas puedan funcionar correctamente deben tener ciertas especificaciones según la vía por la cual se va a suministrar. Conoce cuál tipo de jeringa se debe usar según la necesidad. 

Graduaciones de las jeringas:

Estas herramientas médicas presentan diferentes tamaños, desde las más delgadas y finas hasta las más grandes; cada una con su propósito. Aquí te contaremos cuáles son las medidas más comunes. Sigue leyendo para que entiendas cómo funcionan según sus medidas:

Jeringas de 1 ml

Este tamaño se utiliza generalmente para la insulina intradérmica y subcutánea; es decir, que va en la capa superficial de la piel o a través de la piel hasta el tejido celular subcutáneo.

Estas jeringas son comúnmente utilizadas por personas diabéticas para suministrarse insulina. Esta medida también es empleada para dar pruebas de tuberculosis (inyecciones subcutáneas que se utiliza para diagnosticar esta enfermedad).

En ciertas ocasiones, esta jeringa también puede servir para administrar sustancias de forma oral, comúnmente utilizados con niños o adultos que presentan problemas para ingerir medicamentos sólidos.

Jeringa de 3 ml y 5ml:
Su uso más común es para la administración de soluciones intramusculares (van en el interior de un músculo), lo que permite que los fármacos suministrados se absorban de manera rápida.

Son de uso médico y pueden tener varias puntas: tipo Luer de cierre (tiene una rosca en la punta para conectar de las agujas u otros accesorios como tubos intravenosos o cierres de solución salina) y tipo de punta del catéter (tiene una boquilla lisa y alargada para conectar catéteres Foley, tubos de alimentación y tubos nasogástricos). Además, al igual que la de 1 ml, estar jeringas pueden servir para administrar medicamentos vía oral.

En Infinita puedes conseguir jeringas de 3 ml y 5 ml de forma individual o en caja por 100 unidades. Pídelas a través de nuestra Tienda Virtual. 

Jeringas de 10 ml y 20 ml
Estos tamaños son usados para inyecciones con soluciones endovenosas; es decir, inyecciones que van en el interior de la vena, permitiendo a la sustancia tener un contacto inmediato al torrente sanguíneo. Otro de sus usos médicos es para irrigar heridas.

También se fabrican jeringas con estas medidas pero no para uso médico sino industrial, por lo que sus materiales no son estériles y no traen agujas. Por esto es importante que revises las indicaciones y características del producto que comprarás para evitar accidentes.

Jeringas de 60 ml

Por último, la jeringa de 60 ml está diseñada para administrar grandes volúmenes de líquidos, soluciones y alimentación enteral (alimento que se suministra directamente en el tracto intestinal mediante sonda).

Gracias a la comodidad y control que ofrecen las jeringas grandes, son utilizadas frecuentemente en quirófanos.

Recomendaciones

A pesar de que las jeringas están diseñadas para evitar pérdidas o presiones involuntarias, estos instrumentos deben ser manipulados con cuidado sin importar su tamaño. Las que son de uso profesional tienen la ventaja de ser reutilizables; sin embargo, si piensas adquirir jeringas para uso cotidiano en tu hogar, te recomendamos contar con un sistema eficaz de esterilización.

X
0
    0
    Tu Carrito
    Tu carrito está vacíoSeguir comprando